RECONOCIDO POR LA OEA

Noticias de la OEA

ENLACES

ECONOMIA

¿POR QUÉ EL CRECIMIENTO INCLUSIVO? HACIA UNA NUEVA AGENDA ECONÓMICA INTERNACIONAL.

Al cierre de 2009, el crecimiento inclusivo se puede encontrar en la agenda de los foros internacionales de los países del G20 y el APEC.

Pero, ¿qué es exactamente el crecimiento inclusivo y por qué es que de repente es tan importante?

Hasta mediados de 2008, las economías con enormes déficits comerciales felizmente han continuado en el gasto y los que tienen superávit comercial continuaron el exceso de ahorro. Muchos fueron los contenidos para considerar la situación como una suerte de paradoja, poco probable.

Entre 2003 y 2005, la región Asia-Pacífico experimentó una tasa media de crecimiento económico del 8 por ciento al año - más de 3 por ciento mayor que la economía mundial. Durante el mismo período, por el contrario, uno de cada seis personas en la región está desnutrida.

Podría decirse que la reciente crisis financiera ha servido de catalizador, aportando a la conciencia colectiva el hecho de que las cifras eran a menudo en desacuerdo con las experiencias humanas.

Para muchos, el estado de la crisis financiera comenzó mucho antes de 2008. Según la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (CESPAP), sólo el 20 por ciento de la población está cubierta por las prestaciones de desempleo y este "riesgo de sufrir pérdidas de ingresos durante las crisis económicas inducen a los hogares de protegerse mediante el aumento de sus ahorros [y] recorte de gastos ". Esta reacción no sólo es perjudicial a nivel de hogar. También sirve para profundizar y prolongar los efectos de la recesión económica. Cifras y experiencias que no son mutuamente excluyentes.

Crecimiento inclusivo reconoce que cuando un segmento de la sociedad está excluido o limitado en la participación, se rompe toda la cadena de la prosperidad. Los que no cosechan los beneficios de la globalización no puede contribuir a ella y el efecto, con el tiempo, es que las economías no llegan a su máximo potencial.

Si bien las políticas de crecimiento incluyente tratar de corregir los desequilibrios, no son actos de caridad. Más bien, explica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), lo que hace que el crecimiento inclusivo particularmente eficaz es que se centra en "el empleo productivo y no en la redistribución de ingresos directos." Ii

Igualdad de oportunidades - en términos de acceso a los mercados y los recursos a través de un entorno normativo imparcial - se expande tanto individuales como el potencial de la economía de escala. Como ejemplo, las estimaciones sugieren que si las tasas de empleo remunerado de las mujeres se plantearon al mismo nivel que los hombres, el PIB, incluso en las economías más desarrolladas podrían ser de hasta 16 por ciento. Iii

Básicamente, dice el Banco Mundial, el crecimiento inclusivo se trata de "elevar el ritmo de crecimiento y aumentar el tamaño de la economía, mientras que la igualdad de condiciones para la inversión y aumentar las oportunidades de empleo productivo ..." IV Es una situación win-win.

Si bien el crecimiento inclusivo es generalmente alimentado por impulso del mercado en fuentes de crecimiento, los gobiernos desempeñan un papel de facilitación. A finales de 2009 - aproximadamente un año desde el inicio de la crisis financiera mundial - Los líderes de toda la región de APEC discuten la posibilidad de un nuevo crecimiento: ¿Qué hemos aprendido de la crisis y cómo podemos hacer mejor las cosas?

Se debe colocar a la región de Asia Pacífico en posición para el crecimiento sostenible a largo plazo, los líderes del APEC propusieron un v nuevo paradigma que permita una amplia gama de sectores sociales para acceder a los mercados y capacitarlos para ser más productivos:

"Para lograr un crecimiento inclusivo", declararon: "tenemos que ampliar el acceso a oportunidades económicas y aumentando la resistencia de los más vulnerables contra las crisis económicas. Crecimiento inclusivo a fortalecer el consenso para el libre comercio y mercados abiertos, que son clave para la prosperidad continuada."

Se determinó:

  • "Vamos a invertir en la educación como base para mejorar la capacidad de los individuos para conseguir buenos empleos".
  • "Vamos a ayudar a las empresas pequeñas y medianas y a las mujeres empresarias a obtener mejor acceso a los mercados y las finanzas mundiales."
  • "Vamos a facilitar la reconversión de los trabajadores, mejora de las capacidades y la movilidad laboral interna".

Además, determinaron que:

  • "Centrarse en la mejora del acceso de las mujeres a la educación, formación, financiación, tecnología e infraestructura para maximizar sus oportunidades económicas", y
  • "Diseño de redes de seguridad social que prestar apoyo a corto plazo, sino evitar la dependencia a largo plazo".

Estos principios servirán de base para la APEC 2010 y se informará de los proyectos e iniciativas futuras.

  • i. Naciones Unidas Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico, Macroeconomic Policy Brief, No. 3, junio de 2009
  • II. De la OCDE, ¿Crecimiento desigual? La distribución del ingreso y la pobreza en países de la OCDE de 2008
  • III. Informe anual del Comité Económico y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (CESPAP), 2007.
  • IV. Definición del Banco Mundial: http://siteresources.worldbank.org/INTDEBTDEPT/Resources/468980-1218567884549/
    WhatIsInclusiveGrowth20081230.pdf
  • c. Un paradigma de crecimiento para un Asia-Pacífico conectado en el siglo 21, Declaración de los Líderes de APEC, Singapur, 14 hasta 15 noviembre 2009
  • Arriba

     

    LA PRESENCIA RUSA EN EL FORO APEC Y LOS ACUERDOS DE LOS CENTROS DE ESTUDIOS

    En el Foro de Cooperación Económica para Asia y el Pacífico ( APEC), que como indica su nombre se dedica a cuestiones económicas, se han operado cambios relevantes. Hace dos años o tres, cuando Rusia aún era país principiante en el APEC , el presidente Putin prefería abordar en dicho foro cuestiones más bien de carácter político. Sobre todo las que tenían que ver con la lucha antiterrorista. Los demás líderes de las economías del APEC se atenían a los temas fundamentales con los que se trabajaba en ese organismo: la creación de una zona de libre comercio en la región de Asia-Pacífico, simplificación de las reglas para desarrollar la iniciativa privada, ayuda a los países en desarrollo, etc.

    Durante la ultima cumbre del APEC celebrada en Bangkok, fue el presidente norteamericano George W. Bush quien dominó en la problemática terrorista. Incluso hasta tal punto que muchos participantes en la cumbre le han culpado de intentar desviar el APEC de sus tareas primordiales e imponerle objetivos ajenos . A cambio, Rusia ha " cogido el gusto " a la temática económica y ahora prefiere tratar aspectos económico-comerciales.

    El tema de la Organización Mundial del Comercio (OMC), especialmente después que fracasara la cumbre de ese organismo en Cancún, fue el más debatido en Bangkok. Sin embargo, los representantes de los círculos empresariales rusos sostienen, en su mayoría, que Rusia no tiene todavía fuerzas suficientes para entrar en la OMC, y por lo tanto les conviene el atolladero en el cual se han visto las negociaciones.

    En Bangkok, entre muchos acontecimientos de interés, hubo uno que tal vez fue notado únicamente por los inversionistas en proyectos de tecnologías de punta. Se trata de la presentación de los proyectos inversionistas rusos en el marco del Mercado de Inversiones del APEC. Rusia ha sido la única economía del APEC en haber organizado una presentación de ese tipo. En particular, presentó un producto en materia de tecnologías de microsatélites.

    Dichas tecnologías desde hace tiempo que existen en Rusia, pero sólo ahora, cuando el país ha acumulado cierta experiencia en los mercados de Asia-Pacífico, han empezado a llegar a compradores potenciales.

    Desde luego, el asunto no radica sólo en la experiencia. Rusia ya se siente algo más segura en el APEC e incluso actúa en nueva calidad. Ahora se va desarrollando como uno de los epicentros del crecimiento económico en la zona del Asia-Pacífico, compartiendo esa honorífica misión con Japón, EE UU, China y otros países. Un 6% de crecimiento económico en 2003, anunció Vladimir Putin en la cumbre. Pero mucho antes, ese índice ya figuraba en los principales documentos estadísticos del APEC junto con los datos del crecimiento de Japón, EE UU y China.

    A la vez, el secretariado del APEC publicó los resultados de la encuesta realizada por la compañía Global Business Policy Council - AT Kearney entre los líderes de las mayores corporaciones de Asia-Pacífico. En categoría de país más atractivo para los inversionistas asiáticos y los del resto del mundo, el primer puesto le correspondió a China. Rusia sólo fue la octava. Sin embargo, Rusia fue en esa lista uno de los dos países que han hecho el mayor avance en comparación con los resultados de la encuesta realizada el año anterior: del puesto 17 al 8. (El otro país es la India, que también saltó 9 escalones a la vez.) En definitiva, ello fue lo que determinó el nuevo -y el más honroso- estatuto de Moscú en el APEC.

    Arriba


    RUSIA, CHINA Y LOS EE.UU COMO "ALIADOS ESTRATÉGICOS".

    Tampoco es un dato para desechar la evidencia de que Vladimir Putin, el líder de la Federación Rusa, haya cambiado su conocida posición de rechazo con respecto al proyecto del escudo global anti misiles y la abolición de los tratados de no proliferación firmados por Richard Nixon y Leonid Breznev a principios de la década de los setenta. En homenaje a la política de combate global contra el terrorismo, Putin dijo por primera vez que estaba dispuesto a aceptar el escudo global anti misiles a cambio de nuevos compromisos de desactivación de los arsenales nucleares y de un acuerdo estratégico para eliminar la amenaza del terrorismo transnacional donde se encuentre.

    Tanto Putin como Jao Zeming - el líder de la potencia china-se refirieron a George W. Bush como "nuestro aliado estratégico" cuando debieron referirse a la campaña contra el terrorismo en las reuniones respectivas que mantuvieron con el jefe de la Casa Blanca. Los ataques terroristas del 11 de Septiembre cambiaron definitivamente el escenario estratégico global hasta crear una oportunidad inesperada para los Estados Unidos: un ámbito de alianza y entendimiento con las dos potencias que hasta hace poco aparecían como los "competidores estratégicos" de la Casa Blanca en cualquier hipótesis de desarrollo de la lucha por el poder global.

    El presidente de Estados Unidos aprovechó la oportunidad proponiendo a sus interlocutores más conflictivos diversos escenarios para comenzar a procesar las respectivas diferencias bilaterales durante los próximos meses. Mientras tanto el acuerdo central consiste en aumentar la cooperación entre los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad de Estados Unidos, China y Rusia para acorralar a Bin Laden y su red terrorista global y para extirpar todos los nidos que tiene esa organización en por lo menos treinta países alrededor del mundo.

    El interés ruso y el interés chino no son el resultado de una solidaridad súbita con los Estados Unidos. En el caso de la Federación Rusa, Bin Laden y su organización terrorista son los principales impulsores de las organizaciones terroristas chechenias que han llevado la muerte indiscriminada hasta Moscú y San Petersburgo en varias ocasiones durante los últimos años.

    En el caso de la República Popular China Bin Laden también es el principal organizador y financista de la guerrilla terrorista musulmana que busca la secesión de la provincia de Xiangin, un territorio de mayoría étnica uzbeka que linda con Afganistán y que ha sido escenario de múltiples ataques terroristas en los últimos cinco años. El rigor de los chinos con el terrorismo secesionista musulmán es proverbial. Durante los noventa fueron condenados a muerte no menos de veinte dirigentes de las organizaciones que encuentran apoyo y entrenamiento en los campos de Al Qaeda.

    La colaboración de Rusia y China con los Estados Unidos en materia de inteligencia puede ser un factor decisivo en la región del conflicto sobre todo porque Afganistán y Bin Laden no encuentran en el ámbito de su vecindad ningún aliado capaz de mostrar alguna resistencia a la estrategia de Washington.

    El interés ruso y el interés chino no son el resultado de una solidaridad súbita con los Estados Unidos. En el caso de la Federación Rusa, Bin Laden y su organización terrorista son los principales impulsores de las organizaciones terroristas chechenias que han llevado la muerte indiscriminada hasta Moscú y San Petersburgo en varias ocasiones durante los últimos años.

    En el caso de la República Popular China, Bin Laden también es el principal organizador y financista de la guerrilla terrorista musulmana que busca la secesión de la provincia de Xiangin, un territorio de mayoría étnica uzbeka que linda con Afganistán y que ha sido escenario de múltiples ataques terroristas en los últimos cinco años. El rigor de los chinos con el terrorismo secesionista musulmán es proverbial. Durante los noventa fueron condenados a muerte no menos de veinte dirigentes de las organizaciones que encuentran apoyo y entrenamiento en los campos de Al Qaeda.

    De hecho, según los datos que se conocen en la comunidad de inteligencia internacional, la cooperación ya ha comenzado sobre todo en el análisis de la información específica sobre los planes de Al Qaeda para trata de zafar de la intensa presión a la que está sometida. Sin embargo, no todas son flores en el nuevo escenario de las relaciones del triángulo Estados Unidos-China-Rusia.

    Tanto China como Rusia expresaron durante la cumbre de Shanghai, su desagrado por la continuación de los ataques aéreos contra centros urbanos de Afganistán, por más que ambas naciones han reconocido el derecho de los Estados Unidos a dar una contundente respuesta bélica a los atentados del 11 de Septiembre. El hecho es que la lucha contra el terrorismo internacional signó la cumbre de APEC . En su documento final, los países miembros de APEC se comprometieron a cooperar en todas las medidas necesarias para prevenir la tarea del terrorismo haciendo más sencillos los mecanismos de cooperación y haciendo más difícil el trabajo de los líderes de esas redes criminales.

    Ellos tampoco opinaron sobre la guerra que llevan adelante ahora Estados Unidos y sus aliados contra Afganistán y en privado hicieron saber su intención de que los bombardeos cesen lo antes posible. Sobre todo Indonesia y Malasia avanzaron con ese reclamo -ambos países tienen una amplia mayoría musulmana en su población-y recibieron el claro apoyo de China, Rusia y Japón que, en distintos tonos explicaron su preocupación por la situación afgana y sus derivaciones en términos de probables tragedias humanitarias.

    Pero el objetivo central y original de la cumbre de APEC no era tanto la lucha contra el terrorismo como el análisis de la creciente recesión global desde la perspectiva de los aliados del Asia-Pacífico. De hecho los participantes de la cumbre de Shanghai plantearon a George Bush su pedido explícito para que los Estados Unidos y sus aliados de Europa Occidental impulsen medidas de reactivación económica global ante la caída que se verifica en la producción mundial de bienes y servicios y el comercio global.

    Las economías de los países más importantes de la región del Asia-Pacífico han estado declinando sostenidamente durante los últimos cuatro trimestres y ahora la guerra global contra el terrorismo parecen alejar las posibilidades de que la energía de las potencias occidentales más relevantes se orienten hacia la creación de nuevas condiciones más positivas para el libre comercio internacional.

    China y Japón quisieron dar el ejemplo comenzando conversaciones específicas para superar las diferencias comerciales que se fueron acumulando durante las últimas tres décadas. Los especialistas de ambos países visualizan un futuro inmediato del comercio internacional más cercano a la guerra de bloques que a la cooperación libre entre naciones y entre regiones diversas. Por eso es que buscan consolidar sus propias posiciones para afrontar lo que ya definen como "un largo período indefinido de tensiones crecientes y peligrosas".

    El ejemplo de China y Japón es entendido como un dato revelador de las presentes tensiones, por los principales líderes de APEC que ahora perciben que los Estados Unidos han quitado a las cuestiones comerciales del tope de las prioridades de su agenda internacional. El terrorismo internacional podría estar dañando redes impensadas, aún por Bin Laden y sus estrategas del miedo.

    Arriba

     

    CRÍTICA DE LOS CENTROS DE ESTUDIOS DE APEC EN LA REUNIÓN DE VIÑA DEL MAR.

    La reunión anual de los Centros de Estudios de la Apec que se realizó en el Conference Town de Reñaca, Viña del Mar, concluyó con la necesidad de revisar la metas fijadas para las economías miembros del Asia Pacífico en Bogor el año 1994, para lograr que los acuerdos tengan un carácter obligatorio para que tengan un real efecto en los países miembro.

    Tanto los académicos como expertos que participaron de esta instancia, analizaron una serie de propuestas para reforzar los componentes distintos a la liberalización el comercio, que ha sido la meta principal de la APEC.

    El director Ejecutivo de la Fundación Chilena del Pacífico y organizador de la conferencia, Manfred Wilhelmy, señaló que los analistas estimaron que el foro debe adoptar medidas "concretas" en materia de facilitación comercial y cooperación para el desarrollo.

    Agregó que la importancia del análisis que realizan anualmente los Centros de Estudio APEC radica en su independencia y en mirada de largo plazo que involucra características que emanan de la condición de no funcionarios gubernamentales que tienen los participantes.

    Arriba

     

    CRITICA DE FUNCIONAMIENTO

    En tal sentido, en la reunión de Reñaca se enfatizó que los mecanismos voluntarios basados en el consenso no han funcionado como se esperaba por lo que se propuso estudiar la posibilidad de que el foro adopte acuerdos obligatorios y vinculantes desde el punto de vista jurídico.

    Ahora bien, sobre esta materia no existe consenso porque la APEC se ha planteado como un foro de cooperación no discriminatorio y los acuerdos en materia de libre comercio implican el establecimiento de preferencias frente a las economías que no son miembros.

    Arriba